El puente Trift es un puente que se encuentra en Suiza, concretamente justo encima del lago que lleva su nombre y ciertamente es uno de esos puentes que cuando lo cruzamos evitamos mirar hacia abajo, ya que las vistas son espectacularmente terroríficas y no aptas para personas con vértigo, pero sin duda es una experiencia diferente y merecerá la pena cruzarlo siempre y cuando estés tranquilo y sin miedo, que es lo que hace falta para poder cruzarlo, pero no es un puente para nada inseguro, aunque pueda parecer todo lo contrario.

puente.jpg

La longitud del puente es de 170 metros, que es bastante y tan sólo pueden cruzar los peatones y la verdad que la experiencia debe merecer la pena, porque es un puente muy peculiar y cierto es que las vistas son bonitas, pero el vértigo puede ser también importante. Es uno de esos puentes que nos encontramos por el mundo y este puente de Suiza se encuentra cerca de Gadmen y es muy recomendable cruzarlo, para sentir unas sensaciones muy diferentes.

Son muchos los valientes que cruzan el puente Trift, que a pesar de lo qeu se pueda ver, es un puente muy seguro, por lo que no hay que temer nada, tan sólo intentar disfrutar y no pensar que estás colgando a 100 metros de altura. Si te apetece cruzar un puente de lo más curioso, no lo dudes y pasa por el puente Trift, ya que te gustará y te hará sentir unas sensaciones diferentes, muy agradables.

Vía|Hotel