Si quieres sorprender a tu pareja para San Valentín, puedes intentar hacer una receta que es muy típica de Suiza. Se trata del clásico y romántico bombón suizo, que es una delicia, ya que el chocolate es un ingredientes imprescindible para San Valentín. Este bombón suizo se hace de una manera muy sencilla y con pocos ingredientes.

bombn-suizo.jpg

Con 6 huevos enteros, unos trozos de chocolate, mantequilla, harina y café, conseguiremos unos bombones suizos, que si bien son mejor para el verano, ahora para San Valentín vienen muy bien para conquistar nuevamente a nuestra pareja, ya que el chocolate es un ingrediente afrodisíaco, romántico y que gusta a todos.

Básicamente hay que batir las yemas y mezclarlas con el chocolate fundido. Añadir el café y el azúcar. Esta mezcla la uniremos a las claras a punto de nieve. Todo ello lo introduciremos en el horno durante 25 minutos y obtendremos unos ricos bombones, que podremos comer caliente o frío. Es un alimento muy cremoso y fácil de hacer en San Valentín.