En Suiza nos podemos encontrar unos baños públicos que son poco convencionales, porque son muy diferente a los baños públicos que podemos ver en otras ciudades del mundo. Este baño intenta engañar a la personas que se encuentra fuera y dentro, creyendo que en una de las partes se puede ver el interior, mientras que desde fuera puedes comprobar que en realidad no se puede ver. Es un baño público bien curioso y atrevido. Merece la pena probar y sentir esta sensación tan curiosa y que tanto llama la atención a los turistas que pasan por al lado.

banos.jpg

También hay otros baños en donde le das a un interruptor para que los cristales dejen de ser transparentes, aunque son de otro tipo. Si puedes observar desde fuera estos baños, tendrás la ocasión de ver como un espejo pero nada del interior. La persona que está dentro tiene una visión del exterior, de lo que pasa y de la gente que se queda mirando. No todo el mundo se atreve a hacer sus necesidades en estos baños, por temor a ser vistas.

Depende de la necesidad, porque si no puedes aguantar más, de seguro que te metes en el baño y no te importa si te están o no viendo. Es un baño curioso, que lo podemos ver en otras ciudades. Si te encuentras con uno de estos baños, no te acobardes e intenta entrar normalmente. Incluso puedes disfrutar del paisaje mientras haces lo que tengas que hacer. La sensación debe ser más que curiosa.